lunes, 5 de mayo de 2014

10 minutos

¿Dónde está la novela que se me había prometido al terminar este mes? En serio, ¿dónde? Porque no hay ni rastro de ella, tan solo tengo un tercio de borrador que necesitará muchiiisima revisión en unos meses.

Este Nanowrimo no ha ido bien, de hecho ha ido peor que el de noviembre. Ha habido días en los que no he escrito ni una mísera palabra, y si los juntamos,  el resultado es poco más una semana. ¡Una semana y media –por redondear y tal– en la que no he escrito nada!
No es ningún drama, pero seamos sinceros, si a lo largo de esos días hubiera escrito aunque solo fueran 100 palabras, ahora mismo tendría algo así como unas 1.000 palabras más de las que he escrito.
Todo este rollo va a alguna parte, en serio, y el caso es que de aquí es de dónde me gustaría sacar la reflexión de este Nanowrimo –o sea, la excusa que me doy para no sentir que he perdido el tiempo a lo largo del mes.

Las novelas no se escriben en un día –¿alguna otra gran revelación, genio?–, las novelas se escriben con paciencia y con dedicación. Habrá días en los que no apetezca lo más mínimo ponerse ante el ordenador –o ante el papel si sois más clásicos– y escribir. Es mucho, muchísimo más apetecible abrir Tumblr, o YouTube, o Blogger, o Twitter, o lo que sea; cualquier cosa menos escribir. ¡Y es completamente comprensible!

Pero seamos razonables. Pásate la tarde entera haciendo el ganso por Internet si eso es lo que te apetece, en serio, no hay nada malo en ello –salvo los estudios y el ser mínimamente responsables– ¿pero tanto te cuesta sacar 10 minutos, tan solo 10 minutos, y escribir un poco? Da igual que en esos tres minutos solo escribas cuatro líneas, ya que al fin y al cabo son palabras que antes no estaban ahí, y que ya has escrito, y a partir de las cuales podrás seguir escribiendo. Vale que no habrás hecho mucho, pero siempre es mejor que no hacer nada.

Por eso, a todos esos escritores vagos que hay por ahí sueltos –si es aún queda alguien leyendo esta entrada–, que tenéis novelas empezadas desde hace meses y que no hay forma de acabar. Ahora, ya, coged un temporizador –yo por ejemplo tengo un pollo que robé de la cocina– y programadlo para que suene en diez minutos; y en esos diez minutos, escribid todo lo que podáis. A ver qué pasa...


5 comentarios:

  1. Nunca he tratado de escribir un libro, pero entiendo que hay veces que no estás inspirado. Me pasa cuando tengo que escribir alguna entrada en mi blog, que hay momentos del día que aunque me fuerce luego el resultado es bastante malo, así que simplemente lo dejo para otro momento. Supongo que si un día no te apetece escribir puedes dejarlo pasar o simplemente forzarte a intentar escribir esos 10 minutos diarios, aunque en mi caso eso no funciona muy bien :(

    De todas maneras siempre tendremos ese remordimiento de "si en lugar de perder el tiempo en internet lo hubiese dedicado a xxxx, ahora...." ;)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ASDFGHK!
    ¡TE LO DIJE!
    Yo diría que el Nano es más bien para novelas cortas o relatos, no para una novela larga.
    Pero bueno, me alegra ver que vas por el buen camino :)
    Espero de verdad que termines la novela, que seguro te queda genial ^^
    Un abrazo! :D

    ResponderEliminar
  3. Oh, estimada persona, comprendo tu dilema. He estado en situaciones como esta en muchas ocasiones, y una de las herramientas que me ayudó a salir fue el Write or die, que se puede usar en línea de forma gratuita. Fue complicado, más que en Noviembre, porque, como aconsejas, tomé una novela que estaba parada desde hace meses, y que ya se me había resistido varias veces. Creo que la he domado, aunque falta bastante para terminarla.

    Ánimo, colega de letras. Que de tanto llamar algún día te abrirán la puerta.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo el Nano, la verdad... Es una matada! Pienso lo mismo que Elena, vale más para novelas cortas y cosas así. Cuando haces algo largo, en mi opinión, vale más la pena que escribas algo cuando estés inspirado (porque he intentado escribir por obligación y lo que sale de ahí es... mierdecilla). Y creo que, aunque un día no escribas, no pasa nada, mientras tengas en mente la historia y tengas claro lo que va a ocurrir. Luego te pegas un fin de semana de trabajo y te haces tus 10 hojitas (?)
    Igualmente, espero que luego cuentes como te ha ido la experiencia de los 10 minutos :)

    Un beso!!

    ResponderEliminar