miércoles, 16 de mayo de 2012

Reseña: El Violín Negro - Sandra Andrés Belenguer

Hace cien años, unos obreros descubrieron en los subterráneos de la Ópera de Garnier de París una sala elegantemente amueblada. Contenía las composiciones e instrumentos del legendario Fantasma de la Ópera, pertenencias que no tardaron en perderse en anticuarios de la ciudad.

Ahora, un siglo después, la joven Christelle debe averiguar cuál es el secreto del violín que llega a sus manos, el por qué de la música esotérica que engendran las cuerdas y cómo puede devolvérselo a su legítimo dueño original antes de que su influjo la destruya. Para ello cuenta con la ayuda de Kyriel, un misterioso joven que sabe más de la leyenda de lo que quite reconocer. Juntos viajarán al corazón de París, con sus edificios emblemáticos y catacumbas pestilentes, todo para llegar a la verdad del Fantasma de la Ópera. El secreto está en su violín...


Reseña
Un misterioso violín de color negro llega al anticuario en el que trabaja el tío de Christelle, una prometedora estudiante de música. Su tío no hace mención alguna a la llegada al anticuario del misterioso violín, pero ella, en un descuido de su tío, consigue hacerse con el para probar su sonido. Cual es su sorpresa cuando al frotar las cuerdas, una melancólica melodía surge del violín junto a los recuerdos de su antiguo propietario, unos recuerdos cargados de una gran tristeza y angustia que afectarán a Christelle de una forma totalmente inesperada.

La novela empieza cargada de misterio y con un inicio terriblemente adictivo. En un principio, sólo pretendía leer el primer capítulo para ver por donde iban a ir los tiros, pero enseguida me vi inmerso en la apasionante leyenda del Fantasma de la Ópera. Dejé todos los libros que ya tenía empezados (con lo que creo que hice que las bibliotecarias me odiaran por tener tantos libros en casa acumulados durante tanto tiempo) y lo devoré en apenas cinco días.

La prosa es muy ágil y es sólo en momentos concretos cuando se puede volver un poco pesada. La tramase bastante activa y con un pequeño toque misterio, y en torno a ella gira un misterio mucho mayor: el del Fantasma de la ópera. La autora consigue desgranar poco a poco las piezas del puzzle que envuelven a este misterioso personaje, de forma que hasta en la última página nos desvela los secretos de su apasionante vida.

La ambientación de la novela está muy lograda. Fácilmente podemos trasladarnos a la fabulosa Ópera de Garnier, visitar el oráculo de Delfos o ir de excursión a las pestilentes y claustrofóbicas catacumbas de París. Las descripciones son muy elaboradas en todos los aspectos, y esto lo digo como algo bueno y a su vez algo malo.

Cuando la autora describe el espacio, casi podemos llegar a perder el mundo real de vista. Esta sensación de realidad ha sido posible gracias al trabajo de investigación que ha realizado; pero también es cierto que en algunos momentos se ha excedido, y las descripciones se pueden volver un poco pesadas y aburridas, por lo que es inevitable saltarse, a veces, un par de líneas en busca de un diálogo u otro párrafo.

No se muy bien como abordar el tema de los personajes. Los dos personajes principales y su relación me han resultado encantadores y ala vez odiosos, así que voy a ir poco a poco:

En primer lugar tenemos a Christelle, una prometedora estudiante de música que en un primer momento me gustó bastante, pero que desde el momento en que conoce a Kyriel consigue ponerme de los nervios en más de una ocasión. Así porque sí, ella se enamora en tan sólo unas horas, sin conocerlo de nada y sin entablar una conversación con el para tratar de averiguar un poco más sobre su pasado. No se, la relación no me ha parecido muy creíble.

Con Kyriel en cambio, me ha pasado todo lo contrario. Su aparición en la historia tiene mucha importancia (aunque en un primer momento no lo parezca) y desde el principio sabemos que hay algo raro en él, algo que no acaba de cuadrar; pero su actitud distante y misteriosa ha llegado a exasperarme mucho. No obstante, poco a poco va mejorando hasta llegar al final, donde todo cobra sentido.

A pesar de estos defectos que empeoran un poco a los personajes, el final lo compensa con creces. Puede que no haya soportado a Christelle y a Kyriel durante una gran parte de la novela, pero al final ambos personajes me han enamorado de una forma bastante difícil de describir.

Del resto de personajes no voy a destacar nada en particular porque ninguno de ellos ha llegado a llamarme especialmente la atención. La aparición de Gastón Leroux en la novela es curiosa, pero no esencial para la trama; ya algunas escenas de Cloe pueden resultar entretenidas, pero los demás no me han acabado de llegarme.

Principalmente hay dos aspectos de la obra que me han gustado mucho: El primero es la música. Cuando los personajes interpretan alguna pieza, Sandra Andrés lo describe  con una pasión que no creía que estaría presente en la novela. En esos momentos ha estado a punto de dejar de respirar en un par de ocasiones mientras imaginaba la melodía, es un aspecto de la novela que me ha impactado muchísimo.

El segundo es la leyenda del Fantasma de la Ópera. Desde que era muy pequeño, la historia de este misterioso personaje me llamaba muchísimo la atención, su historia me parecía increíble, e incluso llegué a ver el musical (pero desgraciadamente no me acuerdo de nada xD). En la novela conocemos a fondo la historia del Fantasma: sus orígenes, su historia de amor con Christine Dae... y otras muchas vivencias inventadas por la historia que dan mayor riqueza a este personaje. El libro ha conseguido que me entren ganas de leer la obra original de Gastón Leroux.

En definitiva, si eres fan del Fantasma de la Ópera, esta novela te encantará. Y si no lo eres, tras acabar el libro, lo serás.

Puntuación: 3'5/5

Ficha Técnica:
Título: El Violín Negro.
Autora: Sandra Andrés Belenguer.
Editorial: Laberinto
Precio: 14'95€
Páginas: 448


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada