martes, 21 de octubre de 2014

[Reseña]
«La daga de la ceguera» - Brent Weeks


EL PORTADOR DE LA LUZ #2 · 
La daga de la ceguera
Brent Weeks · Manuel de los Reyes
Editorial Fantascy · páginas
Ficha Goodreads · ★★★★


Gavin Guile pensaba disponer de cinco años más de existencia como Prisma, y ahora resulta que le queda menos de uno. Con cincuenta mil refugiados a su cargo, por no hablar de un hijo ilegítimo que hay que formar en las artes mágicas y una ex novia que bien podría haber descubierto su más oscuro secreto, le llueven los problemas.

De repente, la magia en todo el mundo está fuera de control, y este caos amenaza con acabar con las Siete Satrapías. Peor aún, los dioses antiguos están a punto de renacer, y sus ejércitos parecen imparables. Tal vez el único camino para la salvación sea arrojar luz sobre la mentira que rige la vida de Gavin desde hace dieciséis años.
_______________________________________


Empecemos esta reseña diciendo que a mí Brent Weeks no me cae especialmente bien. No es que el pobre señor me haya hecho nada a nivel personal, pero cada vez que me pongo a pensar en su saga de El ángel de la noche no puedo evitar echarme a temblar. Creo que lo que tengo con esa saga es una especie de relación de amor-odio entre lo que es la trama y el mundo, pero bueno, ya si eso lo explico un poco más adelante, que hoy he venido a hablaros de otro libro.

Comencé esta nueva la saga: El portador de la luz, con muchos reparos, tratando de averiguar con qué me iba a encontrar en esta ocasión; y aunque El prisma negro no acabó de convencerme por algunos aspectos –que ahora no logro recordar– sí que logró reconciliarme en cierto modo con este autor; y ahora La daga de la ceguera ha hecho que recupere mi fe en Brent Weeks y que pueda entender por qué a los entusiastas del género fantástico les gusta tanto este autor.

El problema que tuve con El ángel de la noche fue que no había ninguna explicación sobre la magia o sobre la historia, o ya puestos, sobre cualquier cosa. Nada. Aquí nos encontramos con el caso contrario, hay mucha, muchísima información; en algunos fragmentos un pelín excesiva, pero de verdad que lo prefiero. Creo que en las novelas de fantasía que tienen su propia magia es imprescindible explicarla mínimamente para que el lector sepa de qué le están hablando, y lo bueno que tiene esta novela –y la saga– es que la magia de la luxina se explica de una forma muy amena y clara, y aunque no pueda quedar del todo perfilada en una primera lectura, a medida que avanza la historia iremos entendiéndola mejor.

El lenguaje descarado de la traducción también es un punto a favor de la novela. Puede que sea debido a un exceso de literatura juvenil –¡y con esto no la estoy criticando, ni mucho menos!–, pero ha sido agradable encontrarse algún que otro taco a lo largo de la lectura, o que el autor pueda meter una escena sobre sexo sin usar metáforas como “espada” o “polo” –creo que nunca me recuperaré de esto último– para cierta parte del cuerpo masculino. Seguramente diréis algo com: “En serio, te fijas en cada cosa…” pero es que me gusta encontrar personajes bien construidos que parecen reales y que además hablan como personas reales.

Los giros en la trama, en este libro y en la saga como conjunto, son otro de los puntos fuertes del autor. Puede que el ritmo peque de lento en bastantes ocasiones, pero Weeks sabe mantener el interés del lector, y sabe cómo sorprenderlo en más de una ocasión, normalmente cuando necesita hacerlo.

La daga de la ceguera es al fin y al cabo una buena apuesta para los lectores de género fantástico. Weeks no es el primer autor que me viene a la mente a la hora de recomendar una lectura de este tipo, pero creo que con esta saga promete mucho. Esperemos que la tercera entrega, El ojo fragmentado, no tarde demasiado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada